Intensamente: Aprendiendo a sentir

Por Antonella Estevez

La decimoquinta entrega de los estudios Pixar ha sido un éxito a nivel mundial, al mantener las características de calidad cinematográfica que han transformado a esta productora de animación en la favorito de cinéfilos grandes y chicos, y llevarlas un poco más allá. “Intensamente”, no sólo emociona, sino que se adentra en el mundo de las emociones para proponer una mirada compleja a cómo funcionan y nos definen.

Los directores de “Intensamente” son los mismos responsables de “Buscando a Nemo”, “Monster Inc.” y “Up”, y comparten con esas películas –al igual que con la mayoría de las del estudio Pixar- una propuesta audiovisual llena de ritmo, formas y color que mantiene seducidos a los espectadores más pequeños, al mismo tiempo que da cuenta de una trama que incluye en su narración espacio para reflexiones más maduras que conmueven al espectador adulto. En este sentido, Pixar fue de los productores pioneros –a nivel masivo- en entender que las películas “para niños” también tenían que entretener al adulto acompañante que, además, es el que toma la decisión de ver o no la película.

Esta exitosa mezcla ha tenido poderosos efectos económicos, pero se agradece que eso no ha impedido la innovación constante y el riesgo a la hora de definir nuevos proyectos. “Intensamente” es una película arriesgada, en el contexto de la animación para todo espectador, pero que funciona probablemente por su honestidad en la propuesta y porque entra con precisión en un mundo bastante difuso como es el de las emociones.

La narración está instalada desde las emociones, acá cinco personajes –Alegría, Tristeza, Miedo, Rabia y Desagrado-  que desde el “Cuartel General” ubicado en la mente, guían el comportamiento de Riley desde su nacimiento hasta el momento en que se desarrolla la acción del filme, cuando ella tiene once años y tiene que abandonar su ciudad natal, Nebraska, para instalarse junto a sus padres en San Francisco. En medio de todas las inquietudes que generan estos cambios, las emociones que la guían –Alegría y Tristeza- sufren una crisis que las expulsa del cuartel general, y las obliga a iniciar un largo camino de regreso. En ese viaje, la película juega con un montón de conceptos psicológicos que presentan de manera muy accesible el funcionamiento de la mente, y que tuvieron la asesoría de expertos en el área durante su elaboración.

 

“Intensamente” cumple con mantener entretenido al público de distintas edades, y con regalarnos más de una reflexión para conversar y compartir. Pero probablemente lo que más se agradece de “Intensamente” es la capacidad de conectarnos con las emociones, con las nuestras. Con identificarnos con esos distintos estados en donde las emociones parecieran estar más allá de nuestra comprensión, emocionándonos mientras vemos la película y mientras pensamos en que lo que acabamos de ver nos ayuda a entender a los otros y a nosotros mismos de una manera mucho más compleja y rica. 

Etiquetas: Pixar Intensamente, #Peliculas infantiles