Columna Red Sparrow: Cuándo el subestimar juega a nuestro favor.

Por Daniela Ramírez

La película dirigida por Francis Lawrence cuenta la historia de una joven oficial de la inteligencia rusa que es asignada para seducir a un agente de la CIA. Los dos jóvenes oficiales colisionan en una atmósfera cargada de oficio, engaño y una pasión prohibida que amenaza no solo sus vidas sino también las vidas de otros.

Los tiempos están cambiando y las mujeres en el cine están empezando a desarrollar personajes, que hasta no hace muy poco, eran escasos de ver. Red Sparrow es una película de espías basada en el libro del mismo nombre y su protagonista es una mujer, pero no cualquier mujer, sino una bailarina rusa, que se transforma en una espía.

La película cumple con todas las expectativas del cine de espías, tiene torturas, violencia psicológica y física. Pero lo que más me llama la atención es que presentan a las mujeres como prostitutas, simples objetos sexuales que para alcanzar sus metas deben usar su cuerpo. Esto puede sorprender o no, pero el cine comercial ha tendido ha pensar en la mujer como un objeto sexual, y acá queda bien representado, puede o no ser una crítica, pero no es lejano a la realidad.

Jennifer Lawrence se destaca en su interpretación como una Red Sparrow, demuestra todo lo que algunos han querido creer que es una mujer, es subestimada, incluso por nosotros los espectadores. Al inicio no sabemos si es débil, es manipuladora, nos preguntamos si ¿es una espía al 100%? ¿Se ha transformado en un objeto sexual?, no lo sabemos sino hasta el final. Y de esa manera todos caímos en su juego.

A través de este trabajo, la actriz se aleja rotundamente de sus personajes anteriores, y a ratos nos olvidamos que es la Jennifer Lawrence de los Juegos del Hambre. Sin duda esta ha sido su mejor interpretación, no sólo por el tipo de papel que interpreta, sino por el control que ella como actriz tiene en la película. Ella misma ha dicho, que esta cinta le regresó el poder sobre su cuerpo que ella sentía que había perdido. Pues dentro de esta historia nos encontramos con escenas de desnudo, pero que no son incómodas para el espectador, pues algunas son bastante sutiles, acordes para lo que quiere contar.

El rojo en el cine tiene múltiples significados, pasión, crimen, etc., pero estamos hablando de una película de espías rusos y estadounidenses, por ende el rojo también hace alusión al comunismo, y según el relato norteamericanos, su errada forma de ver el mundo. Los buenos y los malos están en esta historia muy bien diferenciados.

Red Sparrow es una película que vale pena ver. Más allá de su contenido, es meritoria la forma en que está realizada. Mostrar que una mujer o cualquier ser humano tiene poder de decisión, a pesar de que parece que este le ha sido arrebatado, cambia la forma en que uno concibe la libertad. La astucia tiene que ver con cómo elegimos y hasta donde somos capaces de llegar para encontrar nuestra propia paz, aunque todo esté en contra.

Etiquetas: #Columna, #DanielaRamírez, #EsUnBuenAño., #JenniferLawrence, #RedSparrow, @JLdaily