La posibilidad de un Oscar extraordinario

Por: Antonella Estévez


La película “Una Mujer Fantástica” llegará a la entrega de los Premios Oscar el próximo 4 de marzo como una de las favoritas para llevarse el galardón a Mejor Película en habla no inglesa.La cinta de Sebastián Lelio ha tenido un impresionante recorrido desde que se estrenara, y ganara el premio a mejor guión, en el festival de Berlín hace un año atrás.

Hay, por lo menos, tres razones que permiten entender el buen momento de esta cinta chilena que estuvo nominada a los Globos de Oro y recientemente sumo el Goya a Mejor Película Iberoamericana a una larga lista de premios. Lo primero es reconocer el tremendo talento de Sebastián Lelio, un director que ha mostrado un crecimiento sostenido y una sensibilidad para desarrollar historias –junto a su socio en guión Gonzalo Maza- que iluminan experiencias humanas que pasan desapercibidas a la mayoría. La atención que recibió con su opera prima “La sagrada familia” (2005) demostró una particular mirada sobre el mundo y una voz propia para contarla que, con los años y las películas siguientes, se ha ido enriqueciendo y sofisticando. Con la notoriedad internacional que alcanzo con su película “Gloria” (2013), Lelio y su equipo se ganaron un lugar en el circuito de cine mundial que hizo que el 2017 no sólo estrenara “Una Mujer Fantástica”, sino también “Desobediencia” una película protagonizada por Rachel Weisz y Rachel McAdams, al mismo tiempo que filmó una versión hollywoodense de “Gloria” protagonizada por Julianne Moore y John Torturro.


Por otro lado, hay que explicitar que situarse en el panorama internacional del cine no es sólo una cuestión de talento. Son miles las películas de calidad que se hacen cada año en todo el mundo, poder sobresalir entre ellas es un ejercicio en sí mismo. Se requieren muchos contactos, muchos recursos y mucha energía para lograr que una cinta llame la atención de programadores, críticos, jurados y, en el caso de los Oscar, miembros de la academia de Hollywood. No es casual que las últimas tres películas chilenas que han llegado a ser nominadas a los grandes premios de Hollywood – “El Club”, “No” y “Una mujer fantástica” a los Globos de Oro y las dos últimas también a los Oscar- hayan salido todas de la productora Fábula. La situación de los hermanos Juan de Dios y Pablo Larraín les ha permitido entrar en un mundo que es inalcanzable para muchos realizadores, y que ellos han sabido ocupar con inteligencia.


Por último, la protagonista de “Una Mujer Fantástica”: Daniela Vega es un fenómeno en sí misma. Porque, aunque el rango actoral que muestra en la película de Lelio no es demasiado distinto al que vimos en su película anterior “La Visita” –dirigida por Mauricio López Fernández y estrenada en 2014- el mayor mérito que tiene la actriz en “Una Mujer Fantástica” es su capacidad de sostener toda la película con una cámara que no se separa de ella y que, en gran parte del metraje, la muestra sólo a pocos centímetros de distancia. La presencia de Vega, su mirada penetrante, la seguridad en su corporalidad cuestionada es justamente lo que la hace tan poderosa ante la cámara. Y luego está todo lo que ha pasado fuera de la película en donde la actriz ha demostrado tener todo lo necesario para transformarse en una celebridad. Su manejo con la prensa, la preocupación sobre su look en cada evento, alfombra roja y sesión de fotos explican que haya sido seleccionada para ser una de las presentadoras en la ceremonia de la entrega de los Premios Oscar, el evento más influyente de la industria del cine a nivel mundial, codeándose con nombres como Viola Davis, Laura Dern, Margot Robbie y Emma Stone.


No deja de ser notable que un país tan conservador como Chile - en donde aún se discute la ley de identidad de género y en donde, según la Encuesta-T, 2017, un 56% de las personas trans han intentado suicidarse a lo menos una vez en su vida- sea representado ante el mundo por una película que cuestiona exactamente la manera en que socialmente tratamos a aquellos que no logramos entender.


Además de todo lo anterior el principal mérito de “Una Mujer Fantástica” es su capacidad de conmovernos y ponernos en la piel de alguien que supera la binaria manera que tenemos de entender la identidad. A través del cine podemos ponernos en la piel de “esx otrx distintx” y conmovernos con su lucha, una lucha en donde muchas veces nosotros mismos somos el enemigo. La mayor victoria de esta película es haber logrado eso, los premios suman en la medida en que permiten que más gente se interese y valore esa experiencia.

Etiquetas: RadioDementecl, #CineChileno, #UnaMujerFantastica, #Oscars2018