Las mejores series de 2017

Por: Sol Márquez 

Un año marcado por la visibilización de la violencia de género y el feminismo, tuvo en su parrilla televisiva programas creados y protagonizados por mujeres.

Al escribir este listado me encontré con la novedad de que gran parte de mis elegidos eran series protagonizadas, escritas y dirigidas por mujeres. Pensé que tal vez mi agenda feminista tenía algo que ver en la selección, pero entonces me di cuenta de que cuando la selección estaba cargada a los hombres como creadores/protagonistas el cuestionamiento no existe. Por ello, celebro un año donde las historias al fin se centraron en retratar la complejidad de las mujeres y sus distintas facetas.

Big Little Lies
Mientras las primeras críticas a esta miniserie hablaban (equivocadamente) de relatos de amas de casa desesperadas, esta joya de siete capítulos comenzaba a poner en escena las piezas de una compleja red de miedos, secretos y traumas de un grupo de mujeres que experimentan distintos grados de violencia en sus vidas.
Producida por Nicole Kidman y Reese Witherspoon (también protagonistas), quienes compraron los derechos la novela homónima de Liane Moriarty, Big Little Lies explora la importancia de la solidaridad femenina y las fachadas que las mujeres deben construir para poder vivir y sobrevivir en la sociedad actual.
Disponible en HBO GO.

Feud: Joan and Bette
La mítica rivalidad entre Bette Davies y Joan Crawford llegó a la pantalla cortesía de Ryan Murphy, el rey midas de las series de antología, creador de American Crime Story y Glee. Con Susan Sarandon y Jessica Lange a cargo de los roles protagónicos, Murphy optó por revisar el choque de divas en el set de What Ever Happened to Baby Jane? y el posterior bochorno de la ceremonia de los premios Oscar de 1963 con gran velocidad para concentrarse en lo que realmente enfrentó a estas divas: dos actrices de renombre que por pasar la barrera de los 40 años fueron reemplazadas sin problemas por la misma industria que las utilizó cuando eran jóvenes. Lange consigue una de las mejores interpretaciones de su carrera, dando vida a una conmovedora Joan que convirtió incluso a esta fanática de Bette Davies.
Disponible en App de canales Fox.

The Handsmaid’s Tale
También basada en una novela homónima (de Margaret Atwood), esta serie que le valió su primer Emmy a Elisabeth Moss, aborda el rol de la mujer y la violencia que se ejerce contra ella al ignorar sus derechos y condenarlas por el simple hecho de ser mujeres. En un futuro distópico, con bajas tasas de natalidad, las mujeres fértiles son obligadas a funcionar como máquinas de reproducción para los líderes de una dictadura teocrática, donde la violación de las mujeres es ordenada y aprobada por el gobierno.
Pese al oscuro contexto, la serie decide apostar por la solidaridad entre mujeres y a la formación de una resistencia capaz de desafiar a este nefasto patriarcado. Un elenco femenino espectacular y una de las mejores bandas sonoras del año logran dar vida a una de las series más poderosas del año.

Twin Peaks: El Regreso
En este revival de Twin Peaks (1990), David Lynch tomó una de las tendencias televisivas del año para demostrar que no está dispuesto a seguir las reglas de ningún formato y que su manera de hacer TV es tan impredecible como su cine y obra plástica.
Más que una serie, se trata de una historia que si bien parte con la premisa del retorno del agente especial del FBI Dale Cooper al pueblo de Twin Peaks, sumó distintas locaciones y nuevos rostros. Un cerebro que habla, una narrativa más similar a los sueños que a una serie y la actuación de Laura Dern fueron los componentes perfectos de esta pequeña obra de arte de 18 capítulos.
Disponible en Netflix.

American Gods
Bryan Fuller y Michael Green fueron los encargados de adaptar a la televisión la popular novela de Neil Gaiman que aborda la pelea entre los antiguos dioses contra los nuevos, que en la postmodernidad están representados por la TV y redes sociales, entre otros. Esta metáfora de la caída de los valores ancestrales tiene una cuidada puesta en escena (que es parte del sello Fuller) y jugando con una estética de fantasía pone el foco en los momentos y espacios en los que la línea entre lo humano y lo divino resulta difuso.
Además del entretenido ejercicio de tratar de identificar a los dioses más antiguos, vale la pena sumarse a la reflexión sobre el futuro del progreso que ofrece la serie, que ya tiene garantizada una segunda temporada.

Top of the Lake: China Girl
Creada por Jane Campion y Gerard Lee, esta segunda parte de la miniserie de 2013 vuelve a centrarse en la vida y trabajo de la detective Robin Griffin (Elisabeth Moss en su segundo rol del año), quien esta vez debe resolver el crimen de una joven asiática que apareció al interior de una maleta en las costas de Sydney, Australia.
Una serie que aborda la violación, la violencia, el embarazo, lo que se espera de la mujer en la sociedad y especialmente lo que se espera de las madres. Completan el elenco Gwendoline Christie y Nicole Kidman, quienes aportan desde sus roles a la búsqueda de una construcción de la mujer desde sus complejidad.

The Deuce
Considerado uno de los mejores guionistas de la historia de la TV, David Simon (The Wire) regresó a HBO con The Deuce, una serie que muestra la escena de la prostitución y los bajos fondos de Nueva York en los 70, justo en el momento en que la pornografía iba a comenzar su mejor etapa en esa ciudad. Como toda serie de Simon, su estructura es bastante coral, pero cristaliza en el rol de Maggie Gyllenhaal, quien interpreta a una prostituta que trabaja sin proxeneta, la búsqueda de las mujeres por un espacio libre de violencia y donde puedan ser autosuficientes. Una serie que retrata con mucho éxito un momento histórico clave y su ambiente, incluyendo en su relato a distintas voces: policías, prostitutas, proxenetas, etc.
Disponible en HBO GO

GLOW
De la factoría de Jenji Kohan (Orange is the new black), esta serie es una ficcionalización del programa de los 80 GLOW, cuyas siglas hacen referencia Gorgeous Ladies of Wrestling. Alison Brie (Mad Men) es Ruth Wilder, una actriz al borde de la quiebra y que se juega todo por un rol en esta versión femenina de lucha libre, donde además de encontrar un personaje para interpretar en las peleas están buscando su propia identidad.
Con una estética ochentera que nos recuerda lo horrible que fue la moda en esa década, GLOW no sólo explora en los estereotipos femeninos, sino que también nos demuestra lo muy enriquecedora que puede ser una televisión con todos los tipos de mujeres representadas.
Disponible en Netflix.

Etiquetas: #biglittlelies, #AmericanGods, #twinpeaks , #Glow, #TheHandsmaidsTale, #TheDeuce