Columna El Informante: Cuando el poder se contrapone con el Deber.

Por: Daniela Ramírez

El Informante o como dice su título original Mark Felt: The Man Who Brougth Down the White House está dirigida por Peter Landesman, quién en su filmografía cuenta con Parkland película que trata sobre el asesinato de J.F. Kennedy y Concussion que se centra en la lucha de un neurocirujano para decir la verdad sobre el daño cerebral que produce el impacto físico del Football Americano. El Informante pasa a ser su tercera película y mantiene la controversia de sus dos obras anteriores, en esta ocasión enfocándose en uno de los casos más fuertes que ha sufrido la Casa Blanca en su historia.

En esta obra el director retrata a la institución del FBI durante el Gobierno de Nixon y el caso Watergate. La película gira en torno a Mark Felt (Liam Neeson) un agente del FBI y su investigación sobre el caso. Este hombre es uno de los encargados de manejar información confidencial en torno a la Casa Blanca y el gobierno, lo que lo convierte en un hombre muy temido por su presidente.

Felt es un hombre fiel a sus ideales e institución, que vive por ella y, a pesar de tener a toda el Ala Oeste en contra, decide arriesgar todo, incluso su lealtad, para llegar a lo que hay detrás de Watergate. El punto de vista de la película no está en Nixon –de hecho casi ni se ve y a ratos es olvidado-, sino que se centra en el FBI, y tal como sus películas anteriores, el director realiza una crítica, sobre el poder, y hasta dónde hay que cuidar el cargo para mantener las apariencias y/o la sobrevivencia de una organización, en este caso la Casa Blanca, los límites el deber y cuándo empieza el límite de la ley sobre lo correcto.

El director Peter Landesman sabe dónde poner la cámara, y cómo ser criterioso con su selección de puesta en escena. Logra que como espectadores simpaticemos con Mark Felt y avalemos sus decisiones. Tal como lo ha hecho con sus películas anteriores, no expone a sus protagonistas al juicio del espectador, sino más bien para que los entendamos y acompañemos.

La película es biográfica, histórica y también es un drama y, con el uso de imágenes de archivo, Landesman nos recuerda constantemente su veracidad sobre el tema. Además, hay que decir que esta película está basada en un libro escrito por el mismo Mark Felt – el protagonista de la historia- lo que nos recuerda que sus decisiones fueron tomadas a partir de su moral y consciencia. Y es ese el punto que el director nos muestra, no critica el caso Watergate, sino la manera en la que el gobierno manejó la situación, permitiéndonos tener nuestra propia opinión del caso.

Las actuaciones están muy bien interpretadas y cuenta con un gran elenco que incluye a Liam Neeson, Diane Lane, quién hace de la esposa Mark, Tony Goldwyn, Josh Lucas y Tom Sizemore. Cada uno de ellos con un rol importante dentro de la vida de Mark Felt.

La película que ya se encuentra en cartelera, es una obra que hay que ver, dada la magnitud de la historia, su gran elenco y sobre todo la forma en la que está grabada, que se aprecia en su totalidad en pantalla grande.

Etiquetas: #Cine, #Columna, #LiamNeeson, #DanielaRamírez, #MarkFelt , @MarkFeltMovie, #PeterLandesman