Columna: "IT"

Por Daniela Ramírez

Esta semana se estrenó It del director argentino Andy Muschietty, la película está basada en el fantástico libro del prolífico autor Stephen King. Por lo tanto, esta obra cinematográfica tenía que cumplir con las exceptivas de dos públicos, los fanáticos del cine de género, y a los fans del autor.

La historia se origina en el pueblo de Derry, donde los niños del lugar han ido desapareciendo de a uno. Un grupo de amigos decide enfrentar al causante de dichas desapariciones, el payaso IT conocido también como Pennywise.

Muschietty logró dar con el universo que King presenta en sus libros, los paisajes, las aventuras, y sobre todo los niños, que son el pilar fundamental del desarrollo de la historia, y quienes nos llevan a vivir las aventuras y la ansiedad de enfrentar al payaso.

A diferencia de las películas de terror y suspenso de las que uno está acostumbrado a ver, que giran en torno a un clima siniestro y oscuro, It se mueve en un clima soleado, en su mayoría de día y en verano cuando los niños se encuentran ya en vacaciones. Algo que particularmente me gusta, pues no todo lo malo ocurre en lluvia y de noche. Y esta película retrata eso muy bien.

La obra está muy bien dirigida y cuenta con un gran elenco. Los niños destacan, sobre todo, no sólo por ser los protagonistas, sino por cómo conocen e interpretan sus personajes. Son niños con un sentido de aventura en una época donde la tecnología no era masificada, los celulares no existían, por lo que sus aventuras tenían que ver con recorrer el pueblo en bicicleta y buscar qué hacer en un lugar lleno de paisajes. La aventura para estos niños cambia con la búsqueda de los desaparecidos y del payaso, pero el entorno sigue siendo el mismo. El payaso Pennywise, es un payaso agradable y desagradable. El actor que lo interpreta Bill Skarsgard supo meterse en la esencia de It, más allá de todo el maquillaje y caracterización, proponiendo un poderoso y perturbador tono de voz para el personaje

Otra que sin duda es rescatable de la película es que, dentro de todo ese miedo, intriga y angustia, hay una cuota de humor bastante acertada, que proviene de uno de los niños, el típico niño que le gusta hacer bromas sobre a hermana, la madre, y sobre todo sobre los procesos de la adolescencia. Este tipo de humor ayuda a relajar la tensión de la película, y también es lo que aporta a recordar que la historia, es una de niños viviendo su aventura de buscar y cazar un payaso, mientras se adentran a la adolescencia, con todo lo que eso conlleva.

Por otro lado, la película tiene un homenaje a la película El Globo Rojo. Una obra de 1956 dirigida por Albert Lamorisse que dura 36 min, la historia se centra en un globo rojo y un niño, donde ambos circulan por las calles de Paris. Este Globo rojo en la película It es el globo que guía a los niños en su búsqueda, la diferencia es que en esta el globo no nos lleva a un buen final. Es el globo quien desde un inicio se nos presenta como el objeto de atracción que nos revelara a Pennywise.

La película de todas maneras es una obra para ver en el cine, más allá de ser una película que pretende asustarte con la sorpresa, juega con lo psicológico, pues desde el minuto uno, el espectador ya sabe que es lo que pasará, la diferencia está en el cómo pasará. Durante las 2 horas y 15 min, logra mantener la atención y la incomodidad en el espectador y también cierta angustia que sabemos no termina acá, ya que este es sólo el capítulo 1.