Reseña: "La Torre Oscura"

Por: Francisco Fuenzalida


Esta semana se estrenó “La Torre Oscura”, película basada en los libros de Stephen King que supo venderse en sus avances casi como un homenaje al escritor porque la historia tiene varios elementos de sus obras pero no es algo fuera de lo común en su mundo literario. En esta ocasión me toca hacer una reseña sobre esta adaptación y debo confesar que no fue fácil ya que tengo varios conflictos en la cabeza sobre lo que vi en la pantalla grande.

Antes de comenzar voy a dejar clara una cosa, es difícil criticar una película adaptada de un libro porque muchos esperan algo parecido al libro/cómic (casi una copia exacta) y terminan viendo algo distinto. Al momento que esto sucede se pega el grito en el cielo maldiciendo a las grandes corporaciones pero chicos/as, es una adaptación, no debe ser una copia exacta de lo ya leído. Con el tiempo uno aprende que las cosas no deben ser iguales mientras tengan la esencia de la historia. Habiendo dicho esto, podemos comenzar.

“La Torre Oscura” es una saga de libros de Stephen King , el escritor se inspiró de las obras de J.R.R. Tolkien para crear su propia “Tierra Media” mezclado con el ambiente presentado en la película “El Bueno, El Malo y el Feo”. El primer libro se llama “El Pistolero”, donde se da a conocer tres personajes importantes que aparecen en la película. Estos son Roland (Idris Elba), Jake Chambers (Tom Taylor) y Walter Padick (Mattewh McConaughey) mejor conocido como el Hombre de Negro.
La película comienza presentando de forma inmediata el Mundo Medio, lugar donde el Hombre de Negro tiene a varios niños capturados a quienes ocupa para destruir la Torre Oscura a través de una máquina. No lo logra porque no tiene el poder suficiente. Si la Torre logra caer, el caos se apoderará de ese mundo y el nuestro. El villano es perseguido por Roland, quien ya se había enfrentado años atrás con Walter pero no tuvo éxito al derrotarlo porque el Pistolero es inmune a su magia. Entremedio de todo esto entra Jake Chambers, el pequeño que pertenece a nuestra realidad y tiene sueños con el Hombre de Negro y sabe sobre sus planes pero sus padres no le creen. Además dice que hay criaturas entre los humanos quienes ocupan pieles de personas para secuestrar a los niños. Claramente no le creen porque Jake perdió a su padre, por ende, su madre y padrastro creen que son alucinaciones o es una forma de manifestar su dolor.

Con esa base “La Torre Oscura” se presenta como una película que muestra dos mundos, ambos se ven afectados por los planes del Hombre de Negro y a través de ciertos acontecimientos Jake termina atravesando un portal para terminar en Mundo Medio. Ahí conoce a Roland quien es medio arisco con él pero luego le va tomando cariño para protegerlo. ¿Recuerdan que el villano estaba buscando “chicos con dones especiales”? Bueno, Jake es el más poderoso pero el muchacho no lo sabe. Algo que se veía venir.

Ahora a separar las cosas. La Torre Oscura como película sabe sostenerse sola por los criticados 95 minutos que dura, es poco pero lo suficiente para mantener al espectador entretenido en el conflicto que se desarrolla. En cuanto las actuaciones, si bien Roland es blanco en los libros como el típico estereotipo de pistolero forajido con actitud de “badass”, Idris Elba cumple 100% con el personaje. Idris es el Pistolero y punto, da lo mismo el color de su piel. Es el 2017, no seamos trogloditas. La actuación de Mattehw como el Hombre de Negro no es para nada de mal, se nota que gustó de su personaje pero lamentablemente cruzó la línea de verse casi como un villano de caricatura de un sábado por la mañana perdiendo la esencia misma de su versión escrita años atrás por Stephen King.
Como dije, es difícil criticar una adaptación porque siempre se va a buscar una comparación con la fuente original. En ciertos aspectos la Torre Oscura se cae al no ser un western, ver una verdadera persecución entre Roland y Walter, eso se extrañó pero lo que se vio no estuvo nada de mal, aun así, no costaba nada respetar esos detalles importantes para los que leyeron los libros, al menos el primero.

Si bien “La Torre Oscura”, según Stephen King, es una adaptación post-libros, igual tiene elementos de “El Pistolero”. Por esta razón uno esperaba el estilo western pero no importa, lo que se entregó fue entretenido. Si ud no ha leído los libros no se va a decepcionar porque hasta humor tiene. No es que Roland este tirando chistes pero su estadía en nuestro mundo es divertida porque sus costumbres son distintas, por ende, genera situaciones divertidas pero él todo serio como es el Pistolero.
¿Hay guiños a otras obras de Stephen King? Demasiadas, incluso el cómo se refieren a los niños especiales que secuestra Walter. Si la ve en inglés sabrá inmediatamente con que película asociarla. También existen pequeños guiños al libro en el guión y en el fondo de algunas escenas, ojo cuando Jake con Roland pasan por afuera de un cine. El que sabe, sabe.
En conclusión. “La Torre Oscura” es una experiencia divertida que pudo ser más pero logra cumplir como película. Divierte, tiene acción, presentan un nuevo mundo y lo más importante, los actores se creen sus personajes haciendo que la película se pueda disfrutar mejor. Una historia liviana pero buena.

ANEXO:

Tengo que desahogarme con esto, lo siento pero en cuanto al enfrentamiento final entre Roland y Walter entra mi lado nerd. En el libro ambos tienen un encuentro en donde el Hombre de Negro lee las cartas al Pistolero, habla sobre su futuro. Luego Roland pierde el conocimiento, al despertar se da cuenta que pasaron 10 años pero el sintió como si hubiese sido una sola noche y frente a él está un esqueleto. En cambio en esta adaptación dirigida por Nikolaj Arcel hizo el típico encuentro hollywoodense de disparos, magia y mucha acción. En pocas palabras, se mandaron el mismo condoro que hicieron con “Ghost In The Shell” vs la versión original.